Skip to content

A diferencia de los automóviles híbridos y de gasolina, los vehículos eléctricos no necesitan aceite de motor. Los motores eléctricos generan mucha menos fricción que los otros tipos de motores. Por lo tanto, el aceite de motor no es necesario en un automóvil eléctrico. Pero otros fluidos lo son.

Los motores eléctricos no necesitan aceite de motor

Para entender mejor por qué los autos eléctricos no necesitan aceite de motor, es necesario fijarse en las diferencias entre los motores de combustión y los eléctricos.

Los motores de combustión son profundamente complejos. Se componen de muchas piezas metálicas que se mantienen en movimiento: cigüeñal, válvulas, pistones, bielas, árboles de levas, etc. La función de estos componentes mecánicos es convertir el movimiento vertical de los pistones, que se produce por la explosión aire/combustible en el cilindro, en un movimiento de rotación, que será trasladado a las ruedas.

La fricción entre estas diferentes partes provoca una pérdida de eficiencia energética, una liberación de calor y el desarrollo de depósitos. En términos más simples, el motor se desgasta. El rol del aceite de motor es precisamente reducir esta fricción, ralentizar el aumento de temperatura y la erosión del metal. 

Para ello, el aceite es fundamental en los clásicos motores de combustión. De lo contrario, el motor podría sufrir daños graves después de unos pocos kilómetros.

Mecánicamente hablando, los motores eléctricos son mucho menos complejos que los de combustión ya que generan un movimiento de rotación (movimiento circular del rotor que es producido por un campo magnético). Por lo tanto, los motores eléctricos pueden impulsar las ruedas sin depender de las diversas partes mecánicas que necesitan los motores de combustión. Por eso los coches eléctricos no necesitan aceite de motor. Sin embargo, requieren otros fluidos para funcionar correctamente.

¿Qué fluidos necesitan los vehículos eléctricos?

Aunque funcionan sin aceite de motor, los autos eléctricos necesitan otro tipo de lubricantes para mantenerse en buen estado de funcionamiento.

  • Líquidos de transmisión: los autos eléctricos son menos complejos que los de gasolina, pero aún tienen algunas partes mecánicas (por ejemplo, en el bloque de transmisión). Para lubricar eficientemente los componentes, es necesario utilizar fluidos totalmente aislantes con propiedades térmicas adecuadas para motores eléctricos. Los Quartz EV Fluids han sido concebidos para satisfacer las necesidades de los coches eléctricos. Los fluidos de transmisión deben reemplazarse rara vez: una o dos veces durante la vida útil del vehículo.
  • Refrigerante del motor: este líquido reducirá el riesgo de sobrecalentamiento de la batería y del inversor. Idealmente, el primer reemplazo del refrigerante debe realizarse después de que el automóvil haya recorrido aproximadamente 49,000 millas.
  • Líquido de frenos: aunque la frenada regenerativa juega un papel importante, el líquido de frenos también es fundamental en los coches eléctricos. Cuando el vehículo eléctrico tiene suficiente líquido de frenos, las pastillas de freno y los frenos de disco funcionan correctamente y garantizan la seguridad de los pasajeros. Debe reemplazarlo cada dos años o cada 24,000 millas.

 

 

¿Cómo funciona el frenado regenerativo?

El frenado regenerativo se utiliza tanto en vehículos eléctricos como híbridos. Cuando pisa el pedal del freno, el motor eléctrico se convierte en un generador eléctrico que se alimenta del movimiento cinético de las ruedas de frenado. La ventaja es doble. Primero, el motor participa en el frenado. En segundo lugar, la electricidad generada por el motor se almacena inmediatamente en las baterías.

Artículos Relacionados